Relación de estudio Herreros con la arquitectura industrial

Juan Herreros ha mantenido una vinculación permanente con la arquitectura industrial o asociada a procesos tecnológicos diversos. Su origen como docente de sistemas constructivos a finales de los años 80 le acercó al trabajo conjunto con especialistas en ingeniería e infraestructuras iniciando una carrera de especialización que se ha enriquecido a lo largo de los años.

El primer conjunto de proyectos de este tipo fueron las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales realizadas para la Comunidad de Madrid de las que finalmente se construyeron las correspondientes a los municipios de Villalba y Guadarrama dando forma a la novedad que en aquellos tiempos suponía la entrada de la arquitectura de autor en ciertos entornos industriales, normalmente degradados por la agresividad de sus programas generalmente mantenidos ocultos a los ojos de los ciudadanos. Años después, participaron como arquitectos en el equipo multidisciplinar que ganó el concurso para el diseño arquitectónico de la Planta de Tratamiento de Residuos Urbanos de Madrid, la más grande de Europa de sus características demostrando que la arquitectura tiene un lugar en el establecimiento y programación de complejos procesos industriales si es capaz de trabajar con muchas especialidades técnicas de alta especialización. Esta planta fue pionera a nivel mundial de la transformación de un vertedero en una institución pedagógica capaz de sensibilizar a sus visitantes hacia la necesidad del reciclaje y la conciencia ecológica al transformar la planta en un lugar visitable por el público. Luego vendrían otras instalaciones similares como la de Tenerife (que incluye un museo del reciclaje y un aula medioambiental para escolares), la de Pinto (que incluye todos los procesos especializados en plástico, papel, metal, materia orgánica, etc.) y la de Barcelona (2007), la más comprometida de todas por tratarse de una planta que si bien en su pasado se construyó alejada de la ciudad, el crecimiento urbano la ha terminado por integrar. Nuestro trabajo aquí consistió en construir un parque y una playa para el esparcimiento de los ciudadanos que incluyen una planta de reciclaje, otra de centralización de la recogida neumática del barrio y una central de District Cooling&Heating, todo ello creando una topografía artificial que se funde con el tratamiento paisajístico. Por todo ello, esta planta fue seleccionada por el MoMA en su exposición GROUNDSWELL-2005 como uno de los paisajes modélicos del siglo XXI.

En general, puede decirse que la arquitectura de HerrerosArquitectos es básicamente técnica e industrial, no sólo cuando trabaja en implantaciones fabriles o de procesos de producción. Buenos ejemplos de ello son las líneas de viviendas industrializadas como GAROZA-10.1 o las fachadas tecnológicas de muchos de sus edificios. Por eso, nuestro planteamiento respecto de este tipo de encargos es el de no hacer especiales distinciones con los de arquitectura convencional. Al fin y al cabo, la práctica de la arquitectura hoy es un proceso de alta complejidad que obliga a trabajar en equipo con numerosos especialistas. En el caso de la arquitectura industrial, esos especialistas aportan un alto grado de exigencia y precisión que obliga al arquitecto al despliegue de un cierto pragmatismo que tiene la responsabilidad de ser creativo y de ofrecer una imagen y una personalidad pues estas instalaciones, tradicionalmente ocultas a los ojos de los ciudadanos, son hoy objeto de visibilidad y tienen un importante papel social, mediático y político al que la arquitectura debe dar soporte. La última Bienal de Venecia reconoció esta capacidad de HerrerosArquitectos para trabajar formando equipos de alta diversidad invitando al estudio a mostrar en una instalación específica titulada Dialogue Architecture esta filosofía del trabajo compartido para lograr la implicación de la arquitectura con el presente a través del uso de las técnicas constructivas contemporáneas.