A+ A- /
contacto @
mapa
CIUDAD RURAL: POSTOCUPACIÓN DE LOS TERRITORIOS AGOTADOS

CIUDAD RURAL: POSTOCUPACIÓN DE LOS TERRITORIOS AGOTADOS


GSAAP - ADVANCED STUDIO - PRIMAVERA 2019

CIUDAD RURAL, la post-ocupación de los territorios agotados ES UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN QUE EXPLORA LAS TÉCNICAS (MODELOS Y MÉTODOS) CON LOS QUE RE-PENSAR Y RE-PROYECTAR LA RE-OCUPACIÓN DEL MEDIO RURAL·········EL PROGRAMA SE PREGUNTA POR EL DESTINO DEL TERRITORIO ENTRE CIUDADES CONSOLIDADAS SI EL ÉXODO A LAS GRANDES URBES LO CONDENA A UNA LECTURA PINTORESCA Y A UN USO IMPOSTADO, ANIMADO POR LA FASCINACIÓN Y LA NOSTALGIA DE “LO AUTÉNTICO”·········DESDE ESTE PUNTO DE VISTA, LA DESCRIPCIÓN DE LO RURAL COMO CONTRAPUNTO DE LO URBANO IMPLICA UNA ACTITUD PATERNALISTA CON CONSECUENCIAS IMPREDECIBLES SI ENTENDEMOS QUE MÁS DEL 90% DEL PLANETA ESTÁ PERDIENDO POBLACIÓN EN FAVOR DE LAS ÁREAS URBANAS·········LA ESTERILIZACIÓN DE LA TIERRA COMO CONSECUENCIA DEL CAMBIO CLIMÁTICO, LA CENTRALIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO Y LOS SERVICIOS EN LOS CONGLOMERADOS URBANOS Y LA FALTA DE FUTURO PARA LAS NUEVAS GENERACIONES COMPLETA EL LADO OSCURO DE ESTE PROCESO DE AGOTAMIENTO·········EN EL MEJOR DE LOS CASOS, LOS PEQUEÑOS PUEBLOS SE TRANSFORMAN EN CENTROS DE SERVICIO DE FIN DE SEMANA PARA VISITANTES URBANITAS ELUDIENDO CUALQUIER OTRA FORMA MÁS CONTEMPORÁNEA DE PROGRESO·········ESTA SITUACIÓN DE DEPENDENCIA PIDE UNA NUEVA SENSIBILIDAD QUE IMPLEMENTE OTROS MODELOS DE PROSPERIDAD PARA REDEFINIR LO QUE ENTENDEMOS POR CALIDAD DE VIDA·········LA ARQUITECTURA TIENE MUCHO QUE DECIR EN ESTE PROCESO DESEABLE DE RE-OCUPACIÓN DEL MUNDO RURAL PREGUNTÁNDOSE SOBRE LA CAPACIDAD DE CARGA DE LOS ENCLAVES Y LAS TÉCNICAS DE CONSTRUCCIÓN MÁS PERTINENTES, PROPONNIENDO NUEVAS TECNOLOGÍAS Y REVISANDO LAS EXISTENTES E INCORPORANDO AL ELENCO DE INQUIETUDES QUE INFORMAN EL PROYECTO LAS ECUACIONES SOCIALES, POLÍTICAS, INFRAESTRUCTURALES Y MEDIOAMBIENTALES·········NUESTRA PROPUESTA ES QUE LO RURAL ES EL NUEVO LABORATORIO HOLÍSTICO PARA QUE LA ARQUITECTURA EXPLORE EL FUTURO EN EL QUE TODOS LOS INGREDIENTES DEL PRESENTE PUEDEN SER RE-DESCRITOS, RE-INVENTADOS E IMPLEMENTADOS SIN EL PESADO IMMOBILISMO DE LA GRAN CIUDAD·········

 

ASUNTO

Aquellos que enuncian el crecimiento previsible de la población de las grandes ciudades, parecen asumir que la migración masiva de personas desde el medio rural a los conglomerados urbanos es un fenómeno inevitable, respaldado por la oferta de calidad de vida, oportunidades de empleo, educación y un refugio ilusorio contra las fuerzas naturales. Mientras tanto, la agricultura corporativa a gran escala, la explotación turística, los extensos parques solares y eólicos, las presas y las grandes plantas industriales transforman el medio rural en tierras cada vez más despoblados que actúan como la retaguardia de la ciudad que dibuja su huella dividida por infraestructuras que ignoran lo que atraviesan. Para empeorar las cosas, en las últimas dos décadas, la vida en las zonas rurales se ha visto violentamente afectada por el cambio climático; la sequía y las inundaciones son un buen motivo para huir.  Al parecer, hoy en día nadie reflexiona sobre cómo hacer de la vida lejos de la ciudad una experiencia vital que se base tanto en las culturas rurales como en las urbanas, pero hay algunas señales que atraen nuestra atención que pueden desvelar una gran oportunidad para que la arquitectura regrese a la primera línea del diseño del futuro y con ello podamos repensar nuestros métodos de trabajo.

 

El interés por los contenidos antropológicos de lo rural, su doble condición de paisaje natural y su explotación artificial, junto con la necesidad de aprender a operar con unas condiciones ambientales completamente nuevas, es hoy en día un tema fundamental compartido por muchas disciplinas. La arquitectura debe formar parte de esta conversación inventando nuevas formas de ocupar el campo como parte de una tarea multidisciplinar. Varios manifiestos del siglo XX -desde las megaestructuras metabólicas de los años sesenta a las ciudades planeadas en China desde cero en los noventa- no obtuvieron nuestra validación porque respondían sistemáticamente a la fantasía megaestructural de un solo proyecto, un solo arquitecto y una producción exnovo. El siglo XXI trajo una nueva sensibilidad para abordar situaciones de alta complejidad con muchos agentes involucrados que solo pueden salir adelante cruzando diferentes agendas y diseñando estrategias y sistemas operativos en los que la hibridación, la sostenibilidad y la incertidumbre reemplazan el mono-funcionalismo, el heroísmo y la especificidad de los tiempos heroicos. Nos vemos a nosotros mismos como arquitectos lejos de la fascinación que lee el contexto rural como el depósito sentimental de ciertas formas de simplicidad y autenticidad. Bajo el disfraz de nuevas actividades económicas, basadas fundamentalmente en el turismo y en el fenómeno de la segunda residencia, se disfrazan incentivos de prosperidad para las pequeñas aldeas rurales que construyen una perversa relación de dependencia de la gran ciudad que limita su desarrollo. Por lo tanto, las pequeñas ciudades se esfuerzan por lograr la competitividad de su esencia ‘rural’, su oferta hotelera, sus fiestas patronales y sus recursos naturales o culinarios, pero no pueden ofrecer a sus residentes permanentes un futuro digno por no hablar de las carencias de las más rudimentarias instalaciones sociales, culturales, educativas o de salud como consecuencia de su pequeña escala y clientela limitada. Desde nuestro punto de vista, la estructura rural basada en aldeas muy pequeñas cercanas entre sí permite una lectura más amplia e imaginativa que buscaría la autonomía en lugar de la dependencia de la metrópolis, más valores futuros para los jóvenes locales, mayor diversidad entre población residente y menor polaridad entre residentes y visitantes.

 

ÁREA DE TRABAJO Y PROCEDIMIENTO

Alrededor de Madrid se despliega un inmenso territorio que abarca las comunidades sin salida al mar -Castilla y León, Castilla La Mancha, Aragón, Extremadura y Rioja- y los territorios interiores de las litorales que ocupa el 80% del país en el que reside el 25% del total de la población. Este espacio geográfico y antropológico ha sido nombrado como “La España Vacía”, un auténtico campo de batalla de fuerzas económicas, políticas y sociales esencial para entender nuestro país. En un radio de 100Km alrededor de Madrid detectamos áreas enormes para las que la proximidad de la capital ha sido una alternativa de futuro pero también en las que esa cercanía ha actuado como sistema de drenaje de generaciones, talentos y ambiciones que han terminado por aniquilar un patrimonio humano de gran valor, esperemos aún recuperable. La densidad de estos fragmentos de geografía ofrece una media de apenas 2200 personas por cada 500Km2 (6 veces el tamaño de manhattan) repartidas mayoritariamente en pueblos de 5 a 300 habitantes en los que se detecta una decadencia demográfica alarmante y unas huellas del cambio climático cada día más dolorosas. Por trabajar con los que aún tienen una masa crítica mínima para lograr su reactivación, partiremos de grupos de tres pueblos de más de 100 habitantes. Equipos de tres estudiantes elegirán estos núcleos y el área encerrada por el triángulo que forman sus vértices para recopilar datos, mapear su pasado y su presente y diseñar un plan estratégico a través del cual optimizar recursos y ofrecer oportunidades de progreso para la población local. El plan contendrá una re-descripción geográfica del enclave, un programa socioeconómico (producción y consumo), una forma de organización, una proyección temporal (obsolescencia y flexibilidad) y los primeros esquemas arquitectónicos de los desarrollos del plan junto con las primeras postales del nuevo entorno. Este trabajo tendrá forma de folleto de presentación a los vecinos y dirigentes del pueblo, la Diputación o los responsables autonómicos. Posteriormente, cada alumno trabajará sobre uno de los pueblos estudiados culminando su trabajo con el diseño de los edificios principales según las pautas del plan. Los alumnos visitarán la zona de trabajo por su cuenta y contactarán con los responsables de sus pueblos. Por parte de la Unidad Docente, se coordinará una jornada de viaje con un punto de encuentro colectivo para compartir la experiencia, si la agenda del curso lo permite.

 

EL ROL DEL ARQUITECTO

¿Cuál es el papel de la arquitectura en un entorno que necesita invertir mucha energía para lograr una transformación significativa? ¿Dónde están los límites de escala, la cantidad de nueva población y el nivel de tecnificación del territorio? ¿Cuáles son las tipologías pertinentes, sistemas de construcción y protocolos de conservación? Ya hemos visto suficientes construcciones aisladas de alto impacto que matan el paisaje sin ningún carácter y clara apatía, también muchas aldeas transformadas en pequeños parques temáticos o complejos esterilizados eclipsados por una forma de progreso que no es tal. Nuestra respuesta a este trasfondo imagina una nueva generación de industrias limpias y de bajo impacto, centros de investigación, instituciones pedagógicas y complejos residenciales que propongan nuevas formas de vida para equipar a estos pueblos en un esfuerzo por redefinir su carácter. Dichos proyectos deberán tener en cuenta el pequeño tamaño de los núcleos rurales, su delicada relación con la naturaleza o los paisajes agrícolas y el impacto del calentamiento global para guiar la construcción de una naturaleza de segunda oportunidad. Los nuevos ingredientes de la cultura urbana son difíciles de implementar en las grandes ciudades, pero pueden encontrar aquí el mejor laboratorio para ensayarlos: de las políticas de género a las formas más avanzadas de socialización; de la incorporación positiva de las nuevas tecnologías a las preocupaciones ambientales; de la lectura no romántica de la naturaleza a la construcción artificial del entorno.
Con el fin de abordar estos compromisos, nos proponemos explorar el poder del diseño como un instrumento con el cual leer, interpretar y describir las condiciones existentes y planear estrategias para extender el radio de acción cotidiano de los residentes de estos nuevos complejos. Además, queremos observar lo existente, (naturaleza y construcciones), como un apoyo valioso para desarrollar programas de reciclaje en el sentido literal de la palabra. Conceptos asociados con preposiciones (antes, abajo, con, entre, sin, en …) se convertirán en operaciones arquitectónicas de ocupación, superposición, infiltración, delimitación, etc. Queremos diseñar y construir, (que es la esencia de nuestro trabajo como arquitectos), una nueva “cultura urbana rural” que aproveche dualidades como aislamiento-conexión, natural-artificial, hibridación-especificidad, individual-colectiva, tecnología sofisticada-elemental. densidad-porosidad, para establecer nuevas formas de vida, trabajo, ocio y socialización. Los proyectos que queremos producir en el Aula del Máster Habilitante se alejan de las formas de docencia y comportamiento de los niveles troncales. Aquí será importante desplegar posiciones críticas junto a una constructibilidad realista. Técnica y teoría serán por lo tanto caras de la misma moneda. El compromiso con los temas y contradicciones del presente, la elaboración de las narrativas, la elección y/o el diseño de instrumentos y métodos de representación son operaciones de diseño en sí mismas. En este contexto, se hará hincapié en la capacidad comunicativa de las entregas como documentos a través de los cuales se puede transmitir la idoneidad del proyecto a terceros.

 

El campo es ahora el nuevo frente de operaciones. Un mundo antes dictado por las estaciones y la organización de la agricultura ahora es una mezcla tóxica de experimentos genéticos, nostalgia industrial, migración estacional, adquisiciones territoriales, subsidios masivos, habitabilidad efímera, incentivos fiscales, agitación política, mapeos digitales, agricultura forzada, homogeneización de especies… En otras palabras, más volátil que la ciudad más acelerada.                                                     

Rem Koolhaas. Manifest of the Countryside (2012)